Para tener la casa más caliente en invierno no es necesario recurrir al desperdicio energético ni gastarte un ojo de la cara en calefacción. Se trata más bien de pequeños gestos cotidianos repetidos en el tiempo y que mejorarán con creces tu bienestar durante los…