ahorrar en cada
Imagen de Freepik

Ahorrar en el hogar puede ser más fácil de lo que creemos. Habrá que cambiar algunas costumbres a las que no estábamos acostumbrados, pero con estos pequeños consejos conseguirás reducir tus facturas.

Ahorrar en electricidad

Compara precios entre las diferentescompañías de tu zona. Si llevas un largo periodo de tiempo sin revisar tus facturas de electricidad es posible que los precios iniciales que contrataste se hayan modificado. Se debe realizar una comparativa entre las compañías de tu zona una vez al año para asegurarte que tienes los mejores precios del mercado contratados y busca la tarifa que mejor se adapte a tus necesidades.

Contrata la potencia necesaria

Al tramitar el alta de la luz solemos contratar una potencia orientativa para evitar que salten los plomos del cuadro eléctrico. La potencia eléctrica es un gasto fijo en nuestras facturas de electricidad, contacta con un electricista para que te indique la potencia que necesita tu vivienda.

Haz una comparativa entre las compañías telefónicas

Las compañías telefónicas sacan ofertas constantemente, por lo que podrás encontrar ofertas que se adapten a tus necesidades y sean más económicas que la actual.

Usa electrodomésticos con eficiencia energética

Los electrodomésticos con eficiencia energética suponen una inversión, ésta la recuperarás a corto plazo. El uso de electrodomésticos con eficiencia energética supone un ahorro en tus facturas de electricidad, además, de contribuir con el medioambiente. El frigorífico es de los electrodomésticos que más consumo energético producen, por ello es aconsejable que tenga la etiqueta de eficiencia energética A.

Calcula los gastos fijos

Elabora presupuestos y ahorra todos los meses como si pagases a plazos. Evitarás que los meses con gastos fijos elevados tengas que privarte de otras cosas necesarias. Por ejemplo, el seguro del coche, si lo tienes contratado de forma anual ahorra todos los meses y no supondrá un desembolso en el mes que llega el pago.

Lista de la compra

Si acudes a la compra con la lista hecha evitarás caer en tentaciones. Cuando llevamos una organización de los alimentos que debemos comprar no comprarás de más y no se estropean los alimentos.

Ahorra en agua

Para reducir los gastos de agua utiliza agua fría mejor que caliente, llena la lavadora para que el gasto sea menor y no tengas que poner varias a la semana. Cuando te enjabones el pelo en la ducha cierra el grifo para no seguir gastando agua y reutiliza el agua sobrante para regar tus plantas.

Utiliza bombillas de bajo consumo

El uso de bombillas LED en tu domicilio reducirá el gasto de electricidad en tus facturas.

Desconecta los aparatos electrónicos

Desenchufar los aparatos eléctricos que no se están utilizando en ese momento supone un ahorro en las facturas de electricidad. Para ser práctico, compra regletas con conectores de encendido y apagado.

Utiliza energías renovables

Las energías renovables se obtienen de fuentes naturales y producen energía. Por ejemplo,  puedes utilizar energía de biomasa para conseguir aclimatar tu hogar y energía fotovoltaica para obtener electricidad con la instalación de placas solares.