El teletrabajo está en boga: hace unos años parecía un sueño de ciencia-ficción, pero ahora cada vez más gente se apunta a esta modalidad laboral. Un 7,4 % de la población ocupada trabaja en sus hogares, según los últimos datos relativos a 2018, una cifra que va en aumento. Por eso en este post quiero ayudarte a organizar tu mobiliario si trabajas desde casa.

Tu espacio de trabajo debe ser un santuario

• Lo primero es encontrar el rincón apropiado, un lugar donde te sientas a gusto y donde no sufras distracciones.

En muchas ocasiones no podemos dedicar una habitación de la casa expresamente como estudio, por lo que, en ocasiones, puede costarte separar psicológicamente cuándo estás en el hogar (en «modo vivir») y cuándo en el trabajo (en «modo trabajar»).

Es muy importante para tu salud mental que los dos espacios queden bien diferenciados. Esto no significa que no puedan integrarse decorativamente.

Paco S.: Vivo en un estudio pequeñito, trabajo como traductor. Mi escritorio está literalmente enfrente de mi cama. Paso, lógicamente, mucho tiempo en esta celda (en el buen sentido, como la llamaría Cărtărescu) que es mi casa. Muchas veces, al cocinar o acostarme, seguía pensando en el trabajo, porque permanecía en el mismo ambiente… He tenido que aprender, y me ha costado mucho, a diferenciar cuándo me toca trabajar y cuándo descansar, y la decoración me ha ayudado bastante a ello.

Foto: greyscalegorilla.com

Luz. Aprovecha la luz natural y ten en cuenta si coinciden las horas en las que más luz disfrutarás con tu horario laboral. Fíjate por dónde entra la luz, ya que las sombras pueden estorbarte si eres diestro o zurdo. Coloca la pantalla de tu ordenador en perpendicular a las ventanas para evitar reflejos.

Calor/frío. Tu espacio de trabajo debe ser confortable. Según los estudios, las temperaturas más adecuadas para el ser humano se encuentran entre los veintiuno y los veintiséis grados.

Ruido. si tus vecinos son ruidosos, o si vives junto a un bar, un colegio, ¡o una estación de tren!… estás perdido. Por defecto, intenta que tu rincón de trabajo sea silencioso. Ya podrás trabajar luego con música si lo decides.

Muebles para trabajar desde casa

Foto: Reiblaw.com

Comodidad. Antes de nada, lo más importante, sea como sea la manera en que vayas a disponer el mobiliario, es que este se ajuste a tus necesidades y te ofrezca la mayor confortabilidad.

Piensa que vas a pasar muchas horas cada día en este lugar, por lo que gozarás de mayor salud y serás más productivo si dedicas tiempo a buscar los muebles que mejor se adapten a ti.

Una forma de hacerlo es encontrar los mejores herrajes para muebles que consigan hacer tu mobiliario más funcional y cómo tanto para descansar como trabajar.

Escritorio. Seguramente será el lugar desde el que desarrollarás tu trabajo (suponiendo, por lo menos, que vayas a trabajar con un ordenador), así que cerciórate de que posea la amplitud suficiente para que quepan todos tus utensilios y documentos.

La parte fundamental es que posea una altura adecuada, aunque por suerte ahora existen muchas patas regulables, e incluso mesas elevables, para cambiar de postura de trabajo: unos ratos podrás trabajar de pie, y otros sentado/a.

Atención a los cajones o accesorios que pueda incorporar el escritorio, porque pueden estorbarte a la hora de arrimarte o de alternar funciones.

Para mi gusto, las mesas más sencillas son las mejores para trabajar, aunque también me gustan bastante las que tienen algún tipo de pared o barandilla y crean ese efecto cápsula ideal para concentrarse.

Si puedes permitírtelo, invierte en un poco de diseño: que la madera sea de calidad o que, en general, el mueble sea de tu gusto, contribuirá en cierta medida a tu ánimo y predisposición para trabajar mejor.

Foto: LaMercanti.es

Silla/sillón. La mesa y la silla deben ser como uña y carne: no deben existir la una sin la otra. Tienes que concebir este conjunto como algo inseparable (aunque luego las puedas separar) y buscar la máxima comodidad.

Añádele también cojines o suplementos ortopédicos que te hagan olvidar el hecho de que no eres etéreo.

Bárbara: Me he comprado un sillón tipo coche de carreras, como los que tienen los youtubers, y la verdad es que me va muy bien, es muy muy cómodo. La única pega es que en verano los muslos me sudan lo que no está escrito. Pero bueno, antes tenía una silla con rejilla y me helaba en invierno. Creo que he salido ganando.

Lámpara: es también muy importante que haya una buena iluminación. No te centres solo en el escritorio, sino en el ambiente completo: que todo el espacio a tu alrededor se perciba vivo y acogedor.

Las luces blancas te ayudarán a concentrarte mejor, mientras que las luces cálidas, por la noche, relajarán tu vista y potenciarán tu creatividad.

Un buen flexo también será útil para no dejarte la vista cuando manipules documentos. Instálalo en la parte izquierda de la mesa si eres diestro y viceversa si eres zurdo.

Accesorios potencialmente necesarios

Periféricos. Hazte con todos los periféricos que necesites y que te hagan la vida más fácil. Impresora, webcam, monitores… Yo hace poco me hice con un ratón silencioso y un teclado ergonómico con luz, ambos inalámbricos y recargables, y estoy la mar de contento.

Artículos de papelería. Súrtete con todo lo necesario para realizar tu labor con eficiencia: folios, post-its, marcadores, carpetas, fundas, bolígrafos de colores… Y búscate un hueco para tenerlo todo organizado.

Yo intento tener los documentos importantes siempre a mano, así que coloqué un archivador en una esquina de la mesa y un corcho con chinchetas frente a mí. En él puedo ver rápidamente algunas de mis tareas pendientes a la vez que encuentro inspiración con algunos impresos «especiales»…

Cada uno se motiva como puede…

Sistema de alimentación ininterrumpida. Los SAI son aparatos que regulan la tensión de modo que sea constante, lo cual ayuda a cuidar los aparatos que tengas conectados a él.

Además, poseen una batería que protege tu equipo en caso de un apagón. Así, si se va la luz, no pierdes el trabajo que no haya guardado.

Router. Una conexión a Internet de calidad es algo imprescindible para quienes trabajan desde casa. Por eso te recomiendo que enchufes tu router a la roseta principal de tu vivienda y, si puedes, que montes tu estación de trabajo cerca.

• Hazte un manazas. Ve a tu ferreteria online de confianza y adquiere todas las herramientas que necesites para crear el mueble que necesites en tu casa. Dedica un día a pensar y darles VIDA a tus propias ideas con tus manos.

Tu velocidad de conexión mejorará si tu ordenador capta bien la señal de wifi, y, por supuesto, será óptima si te enchufas directamente a la red. No descartes actualizar tu modelo de router: muchos tienen mejor rendimiento que los que despachan las compañías telefónicas.

Plantas. Está demostrado que las plantas pueden llegar a potenciar nuestra productividad y creatividad en un 15 %.

Dale un poco de alegría a tu oficina doméstica con alguna planta. Puedes elegir especies aromáticas o alguna de las

Foto: unsplash.com

Caprichos. Igual que ciertos artículos de papelería o plantas, hay algunos objetos que no están directamente relacionados con el trabajo, pero te alegrarán la vida y aumentarán tu productividad de alguna manera.

Estoy pensando en luces decorativas, tazas bonitas, figuritas, cuadros… Estos objetos le darán un toque de personalidad a tu estudio y amenizarán tu jornada.

Yo, ejem, tengo una Super Nintendo Mini junto al monitor, que no solo me parece preciosa y aviva mi nostalgia, sino que me resulta muy útil para darme un descanso lúdico cuando las ideas colapsan mi mente.

Un elemento que quizás pueda interesarte son los altavoces. Existe una variedad amplísima en el mercado y muchos resultan perfectos para decorar cualquier rincón. Además, podrás sacarles partido tanto si los necesitas para trabajar como si tienes que hacer llamadas o necesitas escuchar algo de música.