Si te preocupa tener una casa segura de cara a las vacaciones, eres de los míos. De esos que no podemos desconectar pensando en esa tele de plasma XXL que nos acabamos de comprar (y que tal vez no nos espere a la vuelta…). Estas soluciones harán que te vayas tranquilo, ¡y con los deberes hechos!

Seguridad en vacaciones: ¿sabes lo que es el bumping?

Pues no, no es el deporte de riesgo que lo peta. El bumping es la técnica más utilizada por los amigos de lo ajeno para forzar las cerraduras. Una casa segura implica una puerta de entrada a prueba de «chorizos»: si instalas una cerradura anti-bumping (de las buenas, ¿eh), lo tendrán más difícil con los correctos herrajes para puertas.

Cómo elegir una buena puerta de seguridad

Una casa segura necesita una puerta de calidad. Las hay de distintos grados, consignados en la norma UNE-EN 1627:

  • Grado 1: La puede abrir tu sobrino de 6 años.
  • Grado 2: Un ladrón de poca monta la abre en 3 minutos.
  • Grado 3: Un profesional tardará 5 minutos (se lo piensa).
  • Grado 4: Palabras mayores: 10 minutos. Solo para profesionales con paciencia.
  • Grados 5 y 6: Para la reserva de oro estadounidense, bien. Para tu casa… ¿demasiado?

Las puertas de seguridad tienen grados 3, 4, 5 y 6. Normalmente, con una de grado 3 o 4 es más que suficiente para tener una casa segura.

Mirillas de última generación

La mirilla de toda la vida, esa con la que veías a la gente deformada como en una película de Mortadelo y Filemón, tiene los días contados. Las nuevas mirillas digitales te permiten visualizar un ángulo mucho más amplio y son accesibles desde el móvil. Aunque no lo creas, pueden sacar fotos y grabar a cualquiera que llame a la puerta. Existe una gran variedad de mirillas en el mercado que puedes encontrar en una ferretería online para añadir una capa adicional de seguridad con este complemento para puertas.

Haciendo click aquí podrás encontrar una gran gama de mirillas para tu puerta.

Cerraduras inteligentes

Estas cerraduras se conectan al móvil. Algunas incluso lo detectan sin sacarlo del bolsillo, y la puerta se abre sola cuando llegas con las bolsas de la compra… Son facilísimas de colocar y no hay que quitar la cerradura anterior. Eso sí, en muchos casos es necesario que la cerradura de la puerta sea de doble embrague para poderla abrir con la llave en caso necesario.

Y si no quieres convertirte en alguien tan tecnológico, siempre tendrás los bombillos de toda la vida, pero no los antiguos, si no los más modernos como esta cerradura bombillo Tesa para que garanticen que nadie pueda entrar en tu morada.

Y el mejor sistema de seguridad para la casa es…

… El sentido común. Nada de contar por las redes que te vas a la Antártida durante un mes, y si algún amiguete quiere pasarse de vez en cuando y subir y bajar las persianas o dar la luz, estupendo. Aunque también puedes instalar sensores de luz o redes domóticas que, además, te avisarán si alguien intenta entrar.

Tener una casa segura no es caro ni complicado. Es cuestión de sensatez y de estar al tanto en lo último en sistemas de seguridad. No lo dudes: la tranquilidad con la que disfrutarás las próximas vacaciones no tiene precio.


Imagen de portada de Freepik | jcomp