Photo de Juanjo Menta en Pexels

La frase favorita de mi abuelo era «el bosque tiene oídos y el campo tiene ojos». Para que abras tus sentidos a la naturaleza y conozcas los beneficios de esta idea, hoy te contaré que es un jardín vertical y qué se precisa para construirlo.

A grandes rasgos, un jardín vertical no es otra cosa que una pared o fachada que dispone uno o varios tipos de plantas en sentido vertical, tanto si es en el exterior como en el interior. Se trata de una modalidad creativa y que se acopla a los principios de bioconstrucción, que permite dar un uso sostenible y ecológico a numerosos espacios urbanos, purificar el aire, abastecer de alimentos a los barrios e integrar espacios verdes en medio del cemento de la ciudad.

¿Y qué beneficios tiene un jardín vertical?

Las ventajas de los jardines verticales son triples: afectan de forma positiva a los animales, a las personas y al medio ambiente. Aunque parezca que crear y diseñar uno de estos puede ser complejo, con las adeacuadas herramientas de jardín y poda podría crearse y mantenerse en perfecto estado. Solamente debes encontrar la ferretería online adecuada y hacerte con todo lo necesario para ponerte manos a la obra.. Estos son algunos de sus beneficios.

  • Pueden reducir la temperatura y el efecto isla de calor en las ciudades, algo fundamental para contrarrestar el fenómeno del cambio climático. Además de refrescar ante el calor, son protectoras del calor durante el invierno, ahorrando hasta 500€/m2 al año según Akira Hoyano, profesor del Tokyo Institute of Technology.
  • Generan oxígeno y atrapan polvo: Un metro cuadrado de cobertura vegetal genera el oxígeno que una persona necesita en todo un año. También atrapa 130 gramos de polvo anualmente. Si un edificio de cuatro plantas y unos sesenta metros cuadrados tuviera un jardín vertical en su fachada, filtraría 15 kilos de metales pesados y 40 toneladas de gases nocivos.
  • Incrementan el bienestar y reducen el estrés: Reducen la contaminación sonora, mientras que el contacto con la naturaleza atenúa la ansiedad, hace que segregues serotonina y otras hormonas vinculadas a la felicidad e incrementan la motivación y la productividad en el trabajo.

Cómo tener tu propio jardín vertical

  • Puedes comprar una estructura modular o reutilizar materiales como marco de madera, listones y una rejilla metálica. Lo fundamental es hacerte con una infraestructura vertical en la que poder disponer la arquitectura de tu jardín.
  • Piensa el diseño, que puede ser monocromático o policromático. Deberás informarte sobre el tipo de plantas según su carácter exterior o interior, cómo le de el sol o las temperaturas propias de tu clima.
  • Adquiere el sustrato apropiado, instálalo junto al soporte e implementa el sistema de riego. Por ejemplo, si te has inclinado por un sistema modular, bastará el riego por goteo.
  • ¡Cuida tus plantas!: Revisa que reciban los niveles de luz y humedad adecuados.