¿Cómo va esa cuarentena, manazas? Si estás aprovechando estos días de encierro para dar rienda suelta a tus dotes culinarias, existen muchos germinados que puedes elaborar tú mismo o especias que puedes plantar dentro de casa, en un rincón luminoso, en la repisa de una ventana o en un balcón.

Especias que puedes plantar en tu hogar

Empecemos con tu pequeño huerto de aromáticas: aquí van algunas ideas que te permitirán tener hierbas frescas para condimentar tus platos.

Albahaca: Estamos en una buena época para plantarla. Esta hierba, conocida por su presencia en el pesto italiano, necesita riego abundante y frecuente así como bastante luz, pero no exposición solar directa.

Cilantro: Para los fanáticos de la comida mexicana. Crece bien en climas templados y con buena iluminación. Debes separar bien las semillas y, si hay heladas, resguardarlas en el interior. No la encharques ni uses brotes viejos: amargarán tus salsas.

Orégano: Una de las más socorridas y clave en la dieta mediterránea. Planta sus semillas o multiplica un esqueje: puede durarte hasta un lustro. Ponla al sol y disfruta de sus hojas para tus platos.

Perejil: Muy resistente, esta especia adora el suelo húmedo y el remojo previo de sus semillas. Es idónea para plantar durante esta primavera.

Eneldo: Básico para condimentar el pescado, el eneldo pide un suelo ligeramente ácido, con un pH entre los 5.6 y 6.5, y que presente un buen drenaje. La época de siembra va desde la primavera hasta el principio del verano: la planta puede crecer hasta 60 centímetros.

Romero: Una hierba básica entre los platos tradicionales, que no necesita mucha atención y es longeva. Procura no ponerla directamente al sol, espacia los riegos y cuidado con el drenaje. Guarda sus ramitas en un lugar fresco y seco: la tendrás disponible todo el año.

Comino: Para unos buenos callos, para la cocina árabe, para el hummus… el comino se planta en primavera y se recolecta habitualmente en verano. Almacena las semillas tras dejar que las matas cortadas sequen en un lugar ventilado.

Tomillo: Una de las más sencillas de cultivar, ya que no requiere riegos muy habituales y crece en cualquier parte con tal de exista luz. Suele plantarse en otoño si es a través de semillas, aunque será más rápido por esquejes. Añade esta especia en tus sopas para darles un toque picante y mediterráneo

germinados y especias que puedes plantar dentro de casa
Crédito | Zdenek Rosenthaler en Pexels

¿Y los germinados?

Los germinados, también denominados brotes, son alimentos vivos que proceden de leguminosas y cereales. Son estupendos para tu digestión, ricos en minerales, enzimas, oligoelementos y vitaminas y los puedes comer crudos. Así puedes prepararlos en casa:

Necesitarás semillas para germinar y agua filtrada, además de un kit germinador, disponible en tiendas físicas y online.

Pon las semillas en un recipiente y añade un par de tazas de agua filtrada, que deberás dejar a remojo al menos ocho horas a temperatura ambiente. Después, escurre el agua en la tapa e incorpora agua fresca, repitiendo el proceso dos veces.

Pon el kit germinador boca abajo para eliminar toda el agua. Dejarás a temperatura ambiente el recipiente permitiendo que reciba luz natural.

Este procedimiento ha de repetirse dos veces al día hasta que nazcan los primeros brotes, que estarán listos en dos o cuatro días. Puedes colarlos retirando el agua y guardarlos en un frasquito, listos para comer.

Estos son los germinados y especias que puedes plantar dentro de casa que a mí se me han ocurrido. ¿Conoces alguno más para añadir a la lista?

Imagen de portada | Tomasz Olszewski on Unsplash