En realidad, tu casa esconde más posibilidades de las que imaginas. Y es que, aunque vivas en un piso relativamente pequeño y con pocos metros cuadrados, los tipos de luz y el color elegido para pintar tus paredes te permitirán jugar con las posibilidades del espacio y hacer que parezca más grande, así como brindarle profundidad y diferenciar áreas de lectura, trabajo, cocina o relajación, por ejemplo.

Si estás más perdido que un pulpo en un garaje con este tema: ¡no te preocupes, te lo cuento por partes!

¿De qué color pinto las paredes para que mi casa parezca más grande?

Usa colores claros: Estos harán la habitación más grande y brillante, maximizando los efectos de la luz natural. Son recomendables los diferentes tipos de blanco, ocre, crema, beige, los azules y verdes suaves, grises, vainilla… Un truco es pintar las molduras más claras que las paredes.

• Si quieres que el espacio parezca más ancho y tienes techos altos, puedes utilizar tonalidades saturadas y brillantes en el techo y en el suelo. Usar dos tonos en las paredes y uno claro en el techo alargará los pasillos.

• Para que parezca que una habitación es más grande, usa colores parecidos en el suelo y en la pared frontal. Si por el contrario pintas igual el techo y la pared, la habitación parecerá menos profunda y más ancha. Si la casa es luminosa, puedes apostar por un suelo colorido y brillante para que la estancia parezca más alta y más ancha. En general, la luz natural te permite emplear tonalidades satinadas.

• Los muebles pintados de blanco y otros colores claros reflejan la luz y ocupan menos espacio visual, logrando que ganes amplitud.

Pintar las paredes de tonos fríos como verdes o azules genera sensación de espacio al alejar las paredes.

• Recuerda que las rayas (sutiles o no) influyen en la percepción del espacio: las rayas horizontales harán que el espacio se vea más ancho, mientras que las verticales harán que se vea más alto. ¡Lo mismo que ocurre con la ropa!

¿Y qué hago con la luz?

Lo ideal siempre es valerse de la luz natural, ya que es el elemento más importante para abrir un espacio, conectar con el exterior y lograr que una estancia pequeña parezca más grande.

Existen muchos trucos para que tu casa parezca más grande y espaciosa

• Es ideal tener dos puntos de luz diferenciados en el baño, uno para el espejo y otro para el resto de la estancia.

• La cocina requiere una luz potente en diferentes zonas. El espacio de trabajo (encimera y vitro) o la mesa para comer deberán ser los puntos más iluminados.

• En el pasillo son ideales los apliques, así como en habitaciones pequeñas. Colocar espejos en zonas de paso genera impresión de mayor espacio visual.

• Otro consejo reside en nunca iluminar con una sola lámpara, sino tener un foco de luz más potente en el techo y otras repartidas, como lámparas más pequeñas, de pie o bombillas que simulen la luz solar.

• Si puedes, apuesta por la iluminación led inteligente que permita regular la intensidad y que además, sea de bajo consumo.

➡️ Puede que te interese perfeccionar la luz de tus espacios con las tiras led de BricoBlue.

Imagen de portada | Freepik