O lo celebras o lo odias. Pero si eres de los más romanticones seguramente quieras escuchar mis ideas de regalos baratos para San Valentín que puedes hacerle a tu pareja con mimo, paciencia y una pizca de creatividad.

Tranquilo, incluso aunque suspendieras plástica en el cole no necesitas ser un maestro del bricolaje ni licenciado en Bellas Artes para ponerte manos a la obra con los siguientes regalos originales DIY de San Valentín. Inspírate con estas propuestas made in Manazas de la Casa.

7 regalos baratos para San Valentín muy fáciles de hacer

Álbum de fotos creativo: Imprime fotografías en diferentes tamaños o si te gusta el rollo vintage, apuesta por el formato retro de la Polaroid. Recorta frases, viñetas y añadidos de periódicos y revistas, incorpora a modo de collage flores secas, recortes de prensa o entradas de cine y conciertos… y tendrás un maravilloso álbum irrepetible con vuestros mejores momentos.

Velas DIY: Una vela aromática queda genial dentro de un tarro de cristal de conserva reutilizado y pintado por ti, una cesta de lata para el jardín o incluso un bote de mermelada. Un detalle sencillo pero ideal para cenar a la tenúe luz del fuego.

Platos pintados con vajilla dañada: Ya sea para decorar, como plato para llaves o para disfrutar de una comida especial, coger un viejo plato rasgado o cuarteado y darle una segunda vida con motivos geométricos, coloridos o vegetales o un dibujo sacado de tu imaginación puede ser un estupendo regalo. Puedes inspirarte con diseños en Internet.

Bolsa de tela personalizada: Una idea ecofriendly, divertida y que servirá para hacer la compra, ir de picnic o guardar cosas en caso y de paso sustituir las contaminantes bolsas de plástico. Solamente tienes que hacerte con una tote bag de tela básica (si es de algodón orgánico, mejor) y pintarla con pintura o spray especial para tela. Puedes ayudarte de una plantilla e incluso, si sabes, bordarla para un resultado deslumbrante.

Cajita para noche de cine: Puedes preparar una caja sorpresa con palomitas, una botella de buen vino, bombones, una mantita, chuches, y un «vale» para canejar por su película favorita. Un regalo lleno de encanto para sorprender y pasar una divertida velada.

Taza con mensaje: Si en casa no podéis vivir sin café, ¿qué mejor que una taza personalizada para San Valentín? Tendrás que adquirir una taza básica del color que más te guste y un rotulador apto para cerámica o porcelana. Un mensaje chulo, una frase vuestra, un poema romántico o la letra de alguna canción son varias ideas a las que puedes recurrir. Atrévete a hacerlo a mano alzada o recurre a alguna plantilla original.

La vuelta al mundo: Compra un mapamundi de corcho con chinchetas o un globo terráqueo con pegatinas… incluso puedes pintarlo tú mismo. La idea es regalarle un objeto donde señalar los lugares que habéis visto juntos o planificar vuestras próximas escapadas y viajes por el mundo.

Imagen de portada |  Acharaporn Kamornboonyarush from Pexels