Título extendido: «Mushroom Dome: pierde la cabeza a un módico precio… o al revés yo qué sé yo ya no sé na yo solo quiero pirarme a una cabaña en el bosque y descansar ¿qué dices? ¿eso son setas? a ver cómo huelen yo solo quiero olerlas».

No voy a adentrarme en dimensiones empresariales ni a valorar la presencia que Airbnb tiene en el mundo. Solo voy a mencionar que en los diez años de vida de esta plataforma de alquiler de alojamiento, la cabaña Mushroom Dome es la más visitada.

Con tres millones de visitas al año, esta cabaña de nueve metros cuadrados está de moda en Silicon Valley. ¿Su secreto? Que ofrece una solución a dos problemas del primer mundo: la necesidad de desconectar del trabajo y la de hacerse fotos para las redes sociales.

A esto se suman las buenas valoraciones de los visitantes y la promoción gratuita y ventajosa de Airbnb, que apoya alojamientos que ofrezcan una «experiencia».

Show me the money

Alquilar la Mushroom Dome cuesta 130 dólares por noche. Un precio que puede parecer aceptable si tenemos en cuenta que se encuentra a pocas millas de San Francisco (a ochenta kilómetros, una hora en coche) y el buen gusto que han tenido sus propietarios para la decoración.

Ahora discutiremos eso último.

Por otra parte, esta tarifa se antoja excesiva (para un bolsillo ibérico), si nos fijamos en que la cabaña solo posee nueve metros cuadrados. Es una habitación con dos camas, una cocina y un porche con barandilla. ¿Una experiencia rural, entonces?

Miguel, el Tío Monedas: «Si haces números, la Mushroom Dome tiene unos ingresos de 3.900 dólares al mes. Esto son 46.800 dólares al año. Y la cabaña ya tiene reservas hasta mediados del próximo año…».

Las minicasas están de moda

comentario sobre la Mushroom Dome
Así no avanzamos

A poco que uno empiece a fijarse en los detalles, descubrirá que esta cabaña es más típica de una película de terror que del concepto platónico de «minicasa».

Como estructura en forma de champiñón, Mushroom Dome se antoja interesante, y más cuando se aprovecha la cúpula para ampliar el espacio del dormitorio.

Con una buena cristalera, despejada y con aislamiento térmico, podríamos llegar a sentir que estamos durmiendo en un observatorio espacial. Pero tal y como están dispuestas las tablas de madera del techo, parece que más bien se haya intentado proteger la cabaña de las inexistentes lluvias del territorio californiano.

Mario: «Una vez viajé a California. De vacaciones. Es bastante desértico, aunque la gente se las apaña para cultivar cosas. Viñedos… y otras cosas. Te lo acabas pasando bien».

Si alguna vez habías oído hablar del «efecto animadoras», sabrás que es la ilusión óptica que se produce cuando un conjunto nos parece atractivo y se desvanece cuando nos fijamos en los detalles. Eso es exactamente lo que ocurre con Mushroom Dome (¿o empezamos a llamarla «Mushroom Doom»?).

Desde el mobiliario resucitado de los años ochenta hasta los pequeños remaches dados por doquier, pasando por las texturas alfombradas y los colores purpúreos, que no combinan en absoluto con la madera… esta cabaña produce en mí lo contrario de lo que pretende.

Si se supone que las casas rurales transmiten un aura de paz y descanso, a mí este batiburrillo de piezas mal combinadas, como una mezcla de casa-árbol infantil y sotanillo de Twin Peaks me provoca estrés y sarpullido.

Supongo que la experiencia mejorará si se asume como un viaje de terror, una simulación de esos alojamientos románticos donde las ramas crujen por la noche y los cuervos graznan en presagios (¿hay cuervos en la Costa Oeste?) y la campana de un teléfono rompe definitivamente el sosiego, con un susurro al otro lado (¿de la línea?, ¿de la pared?) que te previene: Sally… Sally…

Fuente de las imágenes | AirBnb

7.0
Score

Pros

  • Hay campo por todas partes alrededor, así que puedes estar allí en vez de en la cabaña
  • Gracioso para una fiesta de Halloween

Cons

  • La decoración no es agradable
  • En definitiva, la cabaña podría estar mejor aprovechada
Fealdad
8
Torpeza
7
Inconsistencia
7
Originalidad
7
No tiene arreglo
6

Final Verdict

Mushroom Dome tiene un éxito brutal entre los influencers estadounidenses... ¿Puede alguien explicármelo?