En Delikatissen, donde descubrí este minipiso centenario en Suecia, comentaban que un inmueble como este, antiguo pero bien arreglado, es ideal para pasar una etapa de nuestras vidas. Yo pasaría aquí toda mi vida.

Cómo decorar un piso de alquiler

minicocina en Suecia
Todas las fotos son de Kvarteret mäkleri

Por supuesto, realizaría algunos cambios, pero eso no quiere decir que la persona que haya decorado este minipiso no le haya sacado bastante provecho.

Lo primero que me ha llamado la atención es la luz: el piso es luminoso a pesar de tener muy pocas ventanas. Esto se consigue gracias a las paredes blancas (con azulejos en la cocina y el baño) y al suelo de madera encerado, que proyectan el sol a lo largo del inmueble.

Se ha rejuvenecido el aspecto del minipiso con una limpieza a fondo y llenándolo de vida: todas las habitaciones tienen plantas, y el piano y la improvisada librería (despejada gracias a la instalación cerca del techo) contribuyen a que el lugar parezca viviente y bohemio.

decoración con piano en Suecia

El orden es la parte más importante en esta decoración. Pegando los muebles a las paredes se ha conseguido que la luz se extienda mejor y que se creen importantes espacios vacíos que favorecen la sensación de amplitud.

Sin temor a lo antiguo

Lo que aprendo de la decoración de este minipiso centenario en Suecia es que no hay que tener miedo a los muebles antiguos. Muchas veces la decoración antigua es decisiva para que no queramos mudarnos a ciertas viviendas. Pero con la debida agudeza decorativa se pueden hacer auténticas virguerías.

rincón del dormitorio sueco

El secreto es no tratar de camuflar «lo feo». No hay que sustituir o añadir objetos y muebles que aporten «modernidad». Haciendo esto lo único que conseguirás es una decoración ecléctica y desentonada que romperá definitivamente la estética.

Si tu vivienda es antigua, ¡busca puntos positivos y aprovecha el encanto que pueda ofrecerte!

minirecibidor sueco

¡Cruza la fina línea que separa lo antiguo de lo vintage, o lo rancio de lo bohemio!

¿Hay espacio para la personalidad en un minipiso bohemio-vintage?

Lo cierto es que este minipiso parece hecho para un tipo muy concreto de persona, alguien que disfruta cultivando plantas y especias, que se sienta con algunos amigos a tomar un té, que se queda leyendo junto a la ventana mientras termina de hornearse una receta, que pasa mucho tiempo aprendiendo a tocar instrumentos y que, tal vez, practica yoga en el parquet.

Este inquilino es solitario y meditativo, vive sin televisor ni altavoces y es probable que pase bastantes horas fuera de casa.

cuarto de baño sueco
El cuarto de baño tiene una pared articulada que se convierte en mampara de ducha

Por supuesto, todo el concepto decorativo cambiaría si tuviéramos una pequeña familia (si viviéramos, en fin, con otra persona), si quisiéramos disfrutar de un minicine, si necesitáramos un escritorio con ordenador y documentos, si celebrásemos fiestas en casa…

También hay cosas que, hablando con mayor objetividad, no me parecen convenientes. El conjunto al fondo del dormitorio (la cómoda, el butacón y la pila de maletas) está muy bien integrado, pero me sobran: no me parecen prácticos (excepto para tapar el radiador bajo la ventana) y, a raíz de esto, resultan redundantes en la decoración retro.

habitación del minipiso en Suecia

Quizás un diván o sofá (¡de corte antiguo pero sin terciopelo!) más grande y cómodo y algún pequeño armario o cajonera antigua para guardar enseres me habría encajado mejor.

En general, no me gusta llenar la casa de chorraditas, por eso cuando se trata de minipisos me chirrían, porque atiborran más la vista y acaban provocando sensación de desorden (me remontan, para ser más específicos, a una etapa muy temprana del síndrome de Diógenes).

2.0
Score

Pros

  • El aprovechamiento de la luz y el espacio
  • Se ha rejuvenecido el piso casi cien años

Cons

  • Apto para un tipo concreto de personas
  • Las lámparas: ¡son horribles!
Fealdad
2
Torpeza
1
Inconsistencia
2
Originalidad
5
No tiene arreglo
0

Final Verdict

Este minipiso centenario en Suecia demuestra que se puede conseguir un hogar acogedor y con estilo con una buena limpieza y sin necesidad de ir a contracorriente. ¿Tú qué opinas?