Cada vez están más de moda las minicasas, y cada vez hay más opciones para comprar minicasas prefabricadas, que se instalan enseguida y que tienen gran variedad de formas.

Algún día nos detendremos a hablar del fenómeno de las minicasas, porque en este post quiero reseñar una de tantas variantes que han surgido en este negocio: ¡las cabañas prefabricadas!

Una ventana en mitad de un paisaje

Como puedes ver, Lumipod no es exactamente una casa. Cumple con ciertas funciones que todo hogar debe tener (descanso, higiene, ocio…), pero no dispone de una zona de alimentación: no tiene cocina, ni despensa, ni comedor.

Lumipod es más bien como una pequeña suite de hotel: si entras en ella con el estómago lleno, ya no tienes que preocuparte por la vida. A esto ayuda tanto su encantador diseño, con un espacio amplio y simétrico (17 m² muy bien aprovechados) donde reina una cama king-size, como, por supuesto, sus vistas panorámicas.

La gran cristalera de Lumipod es su principal atractivo. Dispuesta con gran acierto a lo largo de la pared circular, hace que la estancia sea concebida como una gran ventana hacia algún paisaje.

Esta cristalera, además, posee tecnología bioclimática, es decir, ayuda a mantener una temperatura agradable dentro de la estancia. En el momento indicado, las cortinas eléctricas pueden correrse para obtener una mayor privacidad.

La totalidad de la cabaña está concebida para que exista la máxima confortabilidad sin perder el contacto con el entorno. El diseño exterior de Lumipod ayuda en este sentido. Sus múltiples opciones de personalización (con estilos orientales, forestales, nórdicos…) declaran que la integración con el ambiente es esencial desde el primer momento.

La manera en la que se ha distribuido el espacio dentro del cilindro también es muy interesante, y repercute en la consecución de la armonía. Que el baño (6 m²) esté instalado en un cuarto trasero hace que, por un lado, el dormitorio (11 m²) posea una configuración recta y equilibrada (lo cual contribuye a crear un aura familiar), y, por otro, que el nuevo espacio sea un descubrimiento dentro del espacio principal.

Ahora me ves… ¡ahora me ves más!

Pero aún falta por descubrir la maravilla. Y es que la gran ventana de Lumipod es retráctil: ¡puede retirarse por completo para convertir el habitáculo interior en una terraza! De esta manera podrás sorprenderte, por ejemplo, tomando un desayuno en la cama en plena naturaleza.

Ryan: Estaba en la cama con mi pareja, recibiendo la suave brisa de los Alpes en nuestra piel. De repente, una cierva enorme saltó a nuestra habitación. Nos quedamos paralizados, sin saber qué hacer. Estábamos muy expuestos, ¡y no sabíamos si el bicho era capaz de mordernos! Pero al final, tal como vino, se fue. Lo único que quería era olisquearnos un rato.

Como decíamos, Lumipod no es la mejor opción para vivir, pero puede resultar interesante para negocios hosteleros: hoteles, campings y airbnbs pueden ofertar esta cabaña como una opción verdaderamente exótica.

Tú también puedes sacarle provecho a Lumipod, ¡faltaría más! Se me ocurre instalarlo en una parcelita íntima y con vistas… Pero recuerda que hay parajes donde el pizzero no llega.

Imágenes: Lumicene

2.2
Score

Pros

  • Es sexy
  • Huele a monte

Cons

  • No creo que se ubique cerca de supermercados, estaciones de metro, etc.
Fealdad
1
Torpeza
1
Inconsistencia
3
Originalidad
5
No tiene arreglo
1

Final Verdict

Lumipod es lo suficientemente atractivo y consistente como para excluirlo del ranking de las mejores chapuzas. ¿Enhorabuena?