«Nuestro entorno está conectado con nosotros y refleja nuestra mente: cuando está desordenado, nuestra mente también», dice una sabia frase de Keisuke Matsumoto. Especialmente si vives en una casa muy pequeña, el orden se convertirá en un gran aliado para no tener que limpiar tanto, conseguir serenidad y tener a mano todas las cosas que necesitas para un día a día tranquilo.

Voy a explicarte diez trucos secretos para ordenar tus cosas que valen en cualquier piso o casa, pero que me agradecerás eternamente si tu vivienda es pequeña.

El orden es clave para limpiar menos y mejor | Imagen | Dmitry Zvolskiy en Pexels

10 trucos secretos para ordenar la casa

Di adiós a aquello que no uses: No es por ponerme en plan Marie Kondo, pero especialmente si tu casa es pequeña deberás despedirte de aparatos, muebles y objetos que no precises y que te hagan más difícil la limpieza. Relégalos al trastero, dónaselos a un amigo…

Superficies despejadas: Las mesas y otras superficies lisas no deben comenzar a acumular cosas sin fin. Como norma, deben estar siempre despejadas. ¿O para qué están las estanterías y los cajones?

Empieza el día haciendo la cama: Un paso para convertirte en esa persona ordenada que nunca fuiste es haciendo la cama (y cambiando las sábanas todas las semanas, claro).

No te irás a dormir… sin que todo esté en su sitio. Dedica diez minutos cada noche a recolocar objetos, recoger el tendal o guardar la ropa y los zapatos que has usado durante la jornada. Mejor unos minutos al día que pasar el fin de semana ordenando.

Ten una papelera en varias estancias: Reciclar en la cocina es fundamental, pero también debes tener papelera en el baño, el salón o la habitación para no dejar papeles, restos de comida y un largo etcétera con la excusa de no tener donde tirarlos.

Minutos mágicos: En lugar de papar moscas o mirar para las musarañas mientras se hace el café o se acaba de preparar la comida, aprovecha esos minutos muertos para recoger la loza fregada, pasar una escoba u ordenar tu escritorio de trabajo.

Percheros y zapateros: Nada de dejar los abrigos en las sillas o los tenis tirados en la alfombra. Pon percheros y ten un buen zapatero para ordenar tu calzado. ¡Las visitas también lo agradecerán!

Muebles pragmáticos: Si tu casa es pequeña, aprovecha el espacio con muebles con doble función o de carácter plegable, como sillas y taburetes que puedas pegar, sofás-cama o camás con canapé. No olvides aprovechar las esquinas.

Almacenaje en vertical: Ante la falta de espacio, hay que ser creativo utilizando estanterías y armarios hasta el techo o sistemas de cajas. Así dará sensación de mayor amplitud.

Método de limpieza «20/10»: Para limpiar, Rachel Hoffman, creadora de este método, recomienda combinar diez minutos de descanso con 20 de limpieza para no aburrirte. ¡Verás cómo funciona!

Imagen de portada |  Nathan Van Egmond en Unsplash